¿QUIÉN SOY?




Este es el blog de MANUEL BUENDÍA BERCEDO. Pretendo mostrar una propuesta profesional y particular acerca de la Igualdad de Género y las Masculinidades. Veremos algunas respuestas a la pregunta anterior pero sobre todo, haremos muchas más preguntas para invitar o implicar a otros hombres en la Igualdad.



viernes, 22 de noviembre de 2013

¿El bosque no nos ha dejado ver los árboles?



Pero vamos a ver, ¿tenemos un Plan o no tenemos un Plan?

Hay que tener proyectos, propósitos,  hacer muchos planes en la vida. Y cada cual verá si después los consigue o no, o si hace todo lo posible, lo que está en su mano para conseguirlos.  Sospecho que no es posible ser feliz en la vida sin un sentido. Aquello que realice  sin un sentido en la vida será otra cosa. Me apetece llamarlo de otra forma.

En cualquier caso soy responsable de mis propias estupideces y de las trampas en mi solitario. Yo por poner un ejemplo, con un poco de humor, tengo el plan de construir el mejor blog de masculinidades del mundo, al menos en castellano, no me voy a pasar de ambicioso. Me costará más o menos o se quedará donde sea pero los  límites del propósito y del deseo los pongo yo. ¡Porque yo lo valgo!


Bien, ya hemos repetido que estos escritos tratan de promover la Igualdad entre mujeres y hombres en todos los ámbitos, y además con una perspectiva integral de género, incorporando a los varones. Hemos de trabajar la identidad masculina, las subjetividades, los modelos de masculinidad y así contribuir a que los hombres seamos también parte de las soluciones, como sujetos activos.


Hoy no toca hablar del Plan de Igualdad personal o familiar. Hoy voy a nombrar algunas partes que aparecen en un Plan de Igualdad de empresa, organismo, o institución.


El patriarcado impuso y sigue intentando imponer cuando puede una división sexual del trabajo. Supongamos que sabemos distinguir los hombres de las mujeres sin hacer daño a nadie. No es tan fácil a veces y podemos hacer daño sin saber. Hoy va a ser una entrada muy básica sobre los planes y voy a simplificar mucho. Complicar las cosas adrede son cortinas de humo. Planes ya hay en muchos ámbitos y cuando se explican con normalidad y buena fe se ve que tratan de aspectos cotidianos del día a día que experimentamos todo el mundo. Para quien se pierda buscando discusión con la biología nos fijamos en los caracteres sexuales primarios. Por otra parte el patriarcado sabe la importancia esencial que tiene  la dependencia económica para sus propósitos. Los niños y las niñas no la tienen. El patriarcado y sus agentes comerciales proponen que las mujeres sean menores de edad durante toda su vida y dependan económicamente de un hombre. Por eso cuando divide por sexos  determina aquello que le es propio a los hombres, concretamente el tener tareas por las cuales cobran un dinero y son así los proveedores exclusivos o principales de la familia. ¿Tenéis mucho inconveniente en llamar a eso trabajo reproductivo
Y a ellas por el hecho de ser mujeres les corresponden las tareas no remuneradas, que supongo que tampoco os importe llamarlo trabajo reproductivo y/o trabajo voluntario. Ahí están los cuidados de todo tipo. Están la crianza, la atención emocional, la limpieza, la cocina, las ayudas a la comunidad… El empleo remunerado para ellos y el trabajo no remunerado para ellas: desde luego que es una división muy rápida de hacer. De una diferencia sexual se extrae una conclusión política, entendida la política en sentido amplio, y hacemos un truco de magia, una construcción de género, donde unos quedan por encima de otras. ¿Alguien se ha perdido?


Supongamos que tenemos la posibilidad de intervenir en el modelo de sociedad. La división sexual del trabajo que hemos explicado está cambiando y más que va a cambiar, de eso se trata. Y no tenemos ningún miedo para tener todos los debates abiertos según el lugar del mundo. Mi  intención estratégica de género es que tanto mi hijo como mi hija tengan independencia económica y en un futuro sean libres para elegir, para tener planes de vida.

Tanto mi hija como mi hijo optarán a empresas, organismos etc que tendrán un Plan de Igualdad. ¿Os gusta la definición que yo utilizo?


Los planes de igualdad de las empresas son un conjunto ordenado de medidas adoptadas después de realizar un diagnóstico de situación, tendentes a alcanzar en la empresa la Igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres y a eliminar la discriminación por razón de sexo.


Las bases jurídicas, normativas, legales, los preámbulos están muy bien, justifican la cuestión. La Igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres no existe aún. Quien piensa que ya lo hemos logrado vive en un espejismo. Es muy bueno abrir los ojos y plantearse una tutela honesta y violeta de la realidad. A menudo, cuando leo las leyes y las normativas aprobadas democráticamente por todo el espectro político en muchos paises, me pregunto:


¡Caray, si todo lo que repetimos todo el rato, todos los días, ya está escrito, y aceptado! ¿Por qué parece que estuviéramos hablando en un idioma extraño como si muy poca gente lo entendiera, o fuera algo muy nuevo?


El nivel de sarcasmo emocional se me va engordando por momentos, me voy a controlar. Los lenguajes técnicos sospecho que se complican a propósito para limpiar la conciencia, por la verguenza de los compromisos.  Por tanto, comprendo que es lógico que exista un preámbulo con una justificación normativa y legal de la realidad. Y es muy importante también hacer un buen diagnóstico, o estudio de la realidad actual y planificar cómo debe garantizarse esa ansiada igualdad. ¿Se ha perdido alguien?


En el diagnóstico se trata de realizar una muestra gráfica de la empresa, recogiendo todos los datos desagregados por sexos, para evaluar o enterarnos si existe o no discriminación de género, o por razón de sexo. Hemos decidido previamente que no queremos que las haya.

Porque realmente no queremos, ¿verdad?

Las hay de varios tipos, discriminaciones directas o indirectas. Quien haya mentido quedará en evidencia, o extenderá todas sus armas de obstrucción o resistencias al cambio, a la mejora colectiva. En caso de existir una discriminación apuntaremos dónde se da y en qué intensidad. Es muy práctico, flexible, y dinámico y sirve para conocer mejor dicha empresa.
La perspectiva integral de género incorpora las masculinidades y así ayuda a conocer mejor  la entidad de una manera más completa. Si existe una cultura empresarial veremos cómo se implementa todo.

Puede ser todo lo completo y útil que queramos. Necesitará tener en cuenta indicadores cuantitativos, más fácilmente medibles, y requisitos cualitativos. La investigación de ambos indicadores es complementaria. Saber cuántas mujeres hay en cada puesto y nivel.

Las convocatorias de empleo, el acceso o sistema de reclutamiento de personal que se aplica en dicha empresa, ofertas (públicas o no), selección, contratación.

Los tipos de contratos, la clasificación profesional,  la edad , y todo su análisis. Planificar cómo son los ascensos y la promoción dentro de la empresa, tanto en ellos como ellas y analizar otros factores que influyen.

Los permisos de maternidad y paternidad, las vacaciones, o los descansos tendría mucho que decir.

La estructura salarial, el sistema de retribuciones para eliminar la brecha salarial es un elemento principal.

Las medidas de conciliación de la vida laboral, familiar y personal tanto de ellas como ellos implementándolo con los otros ámbitos es un elemento central.

La formación diversa, la formación continua, trabajo en equipo analizando los perfiles con perspectiva de género.

Excedencias o suspensiones en el contrato de trabajo, las bajas y sus motivos no solo teniendo en cuenta las bajas maternales que en un futuro podrían ser iguales a ellos, sino también las bajas por prácticas deportivas de ellos que también crecerá en ellas.PPIINA.

Incidentes en el clima laboral , casos de acoso, perfil cronológico de los despidos…

Mostrar cada situación visibilizando a hombres y mujeres y sacar conclusiones es muy útil. Y los hombres también tienen que sentir todo lo anterior como algo significativo por lo cual hay que incorporar esa visión en cada punto. 

Todo lo anterior debería ser una herramienta de marketing muy poderosa para la optimización de dicha empresa. Cualquier empresario o empresaria, o responsable de recursos humanos o responsable de cualquier puesto, en el mismo momento que lo comprende,  entiende que es necesario. Seguramente no lo explicamos bien, es una mezcla de ignorancia y desinterés. Repito, en el momento que se decide que es una herramienta para la convivencia sobre asuntos cotidianos se ve que está al alcance de todo el mundo. Si no ocurre eso es porque se hace mal por la razón que sea.
Tener un honesto buen Plan de Igualdad es rentable económicamente per se. Creo firmemente que tener o contar con una persona técnica que lo tutele constantemente y lo conozca bien es uno de los puestos de trabajo más rentables. Ya imagino que os dais cuenta que es normal que yo diga eso.

Me ofrezco a demostrárselo a cualquiera que lo quiera escuchar. Para quien no quiere, lo más sencillo le parece lioso.


Todo lo que hablamos en la entrada anterior se puede aplicar aquí a los Planes de Igualdad. Entrada de la sangre Es necesario tener  una apertura de miras en los problemas abiertos. Ya sabéis que me gusta cambiar las expresiones, por eso a veces me he dicho que en este caso respecto a los Planes de Igualdad de las empresas

Es el bosque el que no nos ha dejado ver los árboles


Un Plan de Igualdad de una empresa abarca a muchos campos y lo relaciona todo, como el ejemplo de la sangre que comunica todos los órganos. Muchas empresas no entendieron nada, o no lo supimos explicar bien, insisto. Se quedaron en las posibles multas para quien no lo tuviera. Se desentendieron quienes no tenían obligación de tenerlo, perdiendose así el valor de tenerlos, o se preocuparon únicamente en las apariencias o las subvenciones y los premios. O mucho peor, se preocuparon de colgarse las medallas de los distintivos de calidad, sin entender nada, sin ver los árboles. ¡Las trampas de la superficialidad!

Probablemente, como decíamos ayer, tomarse el esfuerzo de hacerlo bien y beneficiarse por ello supone buscar las llaves donde no hay luz. No será fácil que se haga. Y ahora con la crisis que vivimos no toca, hemos venido a setas, otra vez será. Fin de la oportunidad. Es una pena.

La cultura de la empresa, los valores, la ética de empresa, la RSC,  con las que nos llenamos la boca, sería muy bueno tenerlas leídas, o al menos pensadas. Eso sí, a partir de ahora quien lo vea primero jugará con ventaja.


¿Tenemos un plan o no tenemos un plan? Advierto que yo no me voy a cansar, seguiré insistiendo, lo tengo todo planificado, y he aprendido a trabajar en equipo…

2 comentarios:

  1. Hay algunas frases que son para atesorar ... Muy bueno Manuel, gracias !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy amable. Muchas gracias, Alejandra. Un abrazo.

      Eliminar

¡ Muchas gracias por regalarme tu opinión !